28 de junio de 2007

QUE ES UN BLOG?

Un blog es un diario abierto al mundo de la vida que pasa, desde una gran empresa hasta una anciana de 90 años tienen la posibilidad de "bajar" a la red sus historias, sus fotos, sus contactos con otros seres que deambulan por el intrincado mundo de la web. Así cuando uno se zambulle en este mundo, aparecen contactos cuasi mágicos. Gente que merodea horas y horas, desde cualquier lugar del planeta, se posa unos instantes en tu Blog, y zas... La magia empieza a fluir. No se como pero, en algún momento de la actualización del Blog de la Biblioteca apareció un Blog. Abrimos la imaginaria puerta y ahí nos encontramos con amigos, vecinos, coterráneos y contemporáneos de este valle maravilloso. Gente que por el solo hecho de haber vivido en estas tierras, no se han ido del todo, todavía. Ahí van unas fotos, un mail, y una invitación a ingresar por esas etéricas pasarelas que desembocan en la vida de Cecilia Castrilli.

http://www.ultimorayo.blogspot.com/

http://www.fotospabloyceci.blogspot.com/

Hola, Enrique! Qué lindo recibir tu mail! Sería más que un honor que menciones mi blog de alguna forma, aunque no sé si merecido...
Leí el blog de la Biblioteca, ¡está muy bueno!
Me encanta cómo todo se entrelaza siempre, por ejemplo: yo nombro a Antonia (una divina genial) un par de veces en mi blog, y también en un post hablo melancólicamente de la chacra de mi infancia, que es donde vive ahora Luis Videla. Y ellos dos están en el blog de la biblio, obviamente.
No sé cuánto leíste de mi blog, pero tiene un alto porcentaje de historias o reflexiones cotidianas (con marcada tendencia a ser aburridas), y un bajo porcentaje de cosas más apuntadas a la literatura. Lo que sí, hay épocas en las que hablo mucho de El Bolsón; eso seguro.
Es muy extenso (200 posts, desde abril de 2004), y hay de todo.
Muchas gracias por pasar por El Último Rayo de Sol. Yo voy a seguir pasando por Labisar.

Saludos.

Cecilia.
http://www.ultimorayo.blogspot.com/


23 de junio de 2007

LAURA Y OSCAR EN RADIO NACIONAL

TOM LUPO

Entrevista a Laura Savino y Oscar Catania

Por L.R.A. 1, Radio Nacional. F.M. “Faro”, en octubre de 2004.

Programa: “En mi propia lengua”.

Tom Lupo: Ambos viven en un lugar mitológico, paradisíaco para la Argentina, El Bolsón.

O.Catania: Yo agregaría mejor “La Comarca Andina del Paralelo 42º”. Nos hemos empeñado en hacer una unidad de toda esa región.

T.L.: Ya que Latinoamérica no se une, por lo menos unir comarca. Nosotros calificamos toda la zona del sur como “comarquita vendida”. ¿Y sigue siendo bella la vida ahí?

O.C.: Cada vez mejor.

T.L.: ¿Hay ríos hermosos cerca?

O.C.: Sí, ríos y lagos.

Laura Savino: Por supuesto, está el Quemquemtreu, que en lengua mapuche significa “río que canta entre las piedras”.

T.L.: Acabo de recibir una nota de la Subsecretaría de Cultura de la Nación diciéndome que se va a incorporaren el “Congreso de la Lengua”, en Rosario, una sección dedicada a la lengua indígena, la mapuche. Porque van a proponer el primer diccionario completo mapuche-castellano. ¡Era hora! Un reconocimiento a semejante cultura, ¿No?

O.C.: Sí, Qué interesante. Sobre todo porque aún están discutidos sus significados. Por ejemplo Piltriquitrón, tiene otra acepción. Decila vos.

L.S.: Piltriquitrón quiere decir “cerro colgado de las nubes”. Es el cerro que domina a El Bolsón.

T.L.: Cada tanto recibimos poemas de un poeta argentino que vive en España, que escribe en primera persona, como si fuera indio:

“Soy de piedra

el indio americano

que no mató España

en la conquista.

Vengo de un cielo espléndido

Sin dioses.

De una llanura infinita,

casi sin límites.”

O.C.: ¿Y a vos cómo te llaman, en mapuche?

L.S.: Como soy un poco distraída, bastante distraída, un artesano amigo me decía “malénquitrón”. “Malén” quiere decir mujer. Entonces: “mujer colgada de las nubes”.

T.L.: ¡Qué lindo! ¡Malenquitrón! Malen canta el tango como ningún...

L.S.: Y luna se dice “cuyén”

T.L.: ¡Qué lindo! Y se convive ahí. Conviven mapuches y no mapuches, ¡no?

0.C.: Si, perfectamente bien.

L.S.: Están aculturizados, bastante aculturizados.

T.L.: Mi primer amigo en el Chaco fue un toba. Y algún sector de la sociedad no veía bien que un blanco fuese amigo de un toba. Increíble. No entendía de qué me hablaban.

Bueno, ¡Bienvenidos a Buenos Aires! En este tono por el cemento.

Miren, para una visión crítica de la ciudad hice un poema que dice:


“Hombre de ciudad

semen

cemento

cementerio”

(risas)

Bueno, escribís poemas, ¿verdad?

L.S.: Poemas, prosas, cuentos, relatos...

T.L.: Bueno, ¿nos leés un poema?

L.S.: Por supuesto. ¿Quieren enterarse cómo veo a El Bolsón?

T:L.: Entonces, un panorama de El Bolsón aquí, “En mi propia Lengua”. Un programa

dedicado, con el perdón de la palabra, a las producciones nacionales.

L.S.: Lectura del poema “El Bolsón de siempre” (de fondo, música de Piazzola)

“El Bolsón tiene cerros colgados de las nubes
Tiene nubes que emergen desde la tierra al cielo
Tiene nieves que duermen en las cuatro estaciones
Tiene el Arco del Iris hincado en las montañas
Tiene ríos azules de aguas espejadas
Cascadas escondidas entre piedra y escarcha
Tiene encanto y misterio El Bolsón de los Cerros
Tiene ruedas de mate y guitarras de fuego
Tiene aroma de bosques y duendes inventados
Tiene colores limpios de tonos acentuados
Tiene frutos que emanan de brotes renovados
Tiene el ritmo caliente de murgas callejeras
Tiene viejos nostálgicos de las calles de tierra
y jóvenes que buscan los rincones robados
Tiene cuentos reales que narran los abuelos
Tiene historias dudosas de amores escondidos
Tiene puentes que cruzan de la Verdad al Sueño
Tiene magia y leyenda El Bolsón de los Cerros.”
T.L.: ¡Muy bello ese poema! Y además quedaba con Piazzolla. Como Piazzola es universal, puede estar en El Bolsón, en el mar, etc.

Hay un libro precioso acá, que me entrega Laura Savino, que vino aquí por esas cosas del destino. Y como yo también soy sureño, voy a leer un poema que se llama

“Cuando desbordó el Quem-Quem”.

(Con Piazzola de fondo)


Qué triste llora el Piltri
detrás de la llovizna
Apunta hacia la luna
y su nieve desliza.
Parece que la bruma
lo pinta de cenizas
mientras lloran las nubes
con gotas de neblina.
Parece que un fantasma
o un ogro de aguacero
serpentea en el valle
que los cerros vigilan
Y no envejece el Piltri
detrás de la llovizna
Sorpresa de colores
declinan en su cima.
Qué triste llora el Piltri
detrás de la neblina
Testigo de la lluvia,
guardián de sus estigmas”.


¿Qué es el Piltri?

L.S.: Es una forma familiar de lamar al Piltriquitrón.

T.L.: ¿Fue una inundación real eso, no?

L.S.: Sí, fue hace dos años. Este año hubo otra pero no fue tan grande.

T.L.: ¿Tiende a crecer la población de El Bolsón?

O.C.: Permanentemente. Vivo allí desde hace 38 años y fue lo mejor que me ocurrió en mi vida. El crecimiento es incesante, en todos los órdenes. Contrariamente a lo que se puede creer, enriqueció. Hay muchas más opciones. Por otra parte, el que quiere esa mentada cosa bucólica, por supuesto que lo tiene de sobra. Basta alejarse dos o tres kilómetros del centro de El Bolsón y se vive, si así o desea, como hace 100 años atrás.

T.L.: Y el que en vez de bucó...lico quiere Bucó...wsky viene a escucharme a Buenos Aires. Porque los conocí en un recital de Bucowsky, ¿verdad?

Me enteré además, por ustedes, de la presencia de Radio Nacional. No es común que esté en un lugar así. Por lo general está en ciudades grandes. Es interesante que el estado haya puesto una radio allí.
O.C.: Sí, sí, desde luego. Realmente es muy escuchada, muy respetada. El director y todo el personal son gente extraordinaria. Somos todos una gran familia.

T.L.: ¿Así que hay una relación entre la radio y la comunidad? Porque acá está totalmente rota. ¿Y hay difusión, recitales de poesía?

L.S.: Sí, afortunadamente, tanto como la comunidad lo requiera. El Bolsón tiene una movida cultural muy importante. Es lo que defino como una “mini-ciudad”. Porque realmente parece eso, sobre todo cuando se acerca la época de turismo.

T.L.: Viene mucha gente. Pero después se puede vivir de eso todo el año. Algunos ¿no?

O.C.: ¿A través del arte? Para pucherear. Confirmando y reafirmando lo que dice Laura, el fenómeno cultural que está ocurriendo en El Bolsón, en este momento, creo que es el más grande de todo el país. Parece una exageración, por supuesto, pero esto ya ha trascendido. Teniendo en cuenta la cantidad de habitantes, el movimiento cultural, “per cápita”, es inigualable. Pero quiero aclarar que no es solamente la cantidad, sino también la calidad. Es sorprendente, en verdad. Allá somos todos muy exigentes en materia de arte y se ha hecho como una selección natural. Normalmente, las personas que se radican allí son auténticos artistas.

T.L.: ¿Tienen alguna publicación semanal, diario, en El Bolsón?

L.S.: Está el diario local “Piltriquitrón”. Tiene un suplemento semanal “El tintero” para quien quiera publicar. Está el diario “El Ciudadano” y revistas independientes. Por ejemplo “Mundo Circular” y Enrique Amejeiras hizo otra “El Ombligo”.

O.C.: Después, como es costumbre en estas cuestiones culturales, aparecen y por cuestiones económicas tienen que desaparecer. Pero están permanentemente apareciendo y desapareciendo.

T.L.: A partir de la visita de ustedes voy a tener una comunicación con el director de la radio. Vamos a ofrecerle algún tipo de intercambio. Quedan ustedes como embajadores.

O..C.: Ya se está trasformando en algo trascendente esta reunión.

L.S.: Excelente idea.

T.L.: Siempre que pasa algo trascendente, vienen las noticias del mundo a confirmar que el show debe continuar.

Muchísimas gracias por esta visita. Éste es el inicio de una futura relación. “BUENOS AIRES- BOLSÓN, un solo corazón”

O.C.: Que en El Bolsón y en Buenos Aires sepan que en Laura y en mi van a tener a un amigo más, un hermano más.


11 de junio de 2007

ARIEL PUYELLI

Ariel es un gran amigo de la casa, escritor excelente, no me animo a decir que escribe para los chicos por que lo suyo es para todos. aquí te doy una dirección para que conozcas su prolífica obra y de paso, visitas su página. El es quien nos hace llegar sus palabras del Alma en forma de papel, pero también hay archivos digitales para bajarlos. Imperdible navegar por su página y conocer la obra de un gran tipo.



8 de junio de 2007

LAURA SAVINO CUENTO Y POESÍA

Los chicos crecen. Al menos eso dicen. Supongo que Mafalda también. Y a esta altura Mafalda debe andar por los cuarenta, largos ya. ¿Y qué otra cosa podría ser aquella controvertida niña de la década infame? Trabajadora social. Cursa un postgrado en sociología y escucha a Los Beatles, todavía. Desordenada en sus afectos: Dos matrimonios sin terminar y un hijo de cada uno de ellos. Pero firme con sus convicciones, alquila un cuchitril de mala muerte y trabaja para la oposición de turno en los centros vecinales, en el centro de asistencia al aborigen y en los comedores de niños de la calle a los que, por supuesto, jamás les sirve sopa. Parece que tuvo algunos problemas en la segunda mitad de la década del setenta. Sus viejos? Jubilados. Su papá cumplió el sueño del pibe, instaló un vivero en un baldío abandonado del barrio. Mafalda le obtuvo la usurpación legal. Su mamá, después de superar una crisis depresiva, retomó sus clases de piano y se la ve bastante feliz con el rol de abuela-madre. Buen tipo el Guille. Malcriado y consentido. Todavía no ha destetado. Lo ayuda a su viejo en el vivero y reparte su tiempo entre las artes plásticas, videos y filmaciones. Buen tipo. Y buen tío. Para nada buen padre. Tuvo, sin darse cuenta, un hijo con Libertad. Una noche de alcohol y desenfrenos a cualquiera le pasa. Después de algunos dimes y diretes el A.D.N. terminó por aclarar los tantos. ¡Pobre Libertad! ¡Tan chiquita y tan quemada! Desde su adolescencia se las apechugó con el sostén del hogar. Más tarde nació Federico. Y ella desde su puesto de mesera en un bar, donde se reúnen bohemios de café y sicobolches de barrio, sueña con retomar su abortada carrera de periodismo. ¿Susanita? Fue diseñadora de modas, estudió peluquería con Giordano y tomó un curso de comportamiento social. Pero convencida de no poder enamorar a cualquier príncipe azul, se casó con Manolito; quien no la ubicó en las altas esferas sociales ni la llevó de luna de miel al paraíso, pero la convirtió en una novelera ama de casa, llena de hijitos, y llora teleteatros con las clientas del almacén que don Manolo le ha dejado como herencia. Manolito ha nacido para eso. No tiene otro horizonte y jamás trazó un proyecto. Lo suyo estaba ahí, como lo vaticinó su viejo. El comercio creció algo más de lo pensado gracias a las relaciones vecinales de su legítima esposa. Ya es una tradición en la zona a punto de declararse monumento histórico, aunque a veces lo asusta bastante la invasión de los monopolios. ¿Felipe? Doctor en Leyes. Asesor letrado en Minoridad y Familia. Trabajan muy parejo con Mafalda. Articulan y cubren sus baches. En sus días libres se dedica al campamentismo y la equitación. De su vida personal mucho no se sabe. Se sospecha que guarda en su coranzoncito un amor contrariado, aunque algunos murmuran que no le gustan las mujeres. Miguelito siempre la tuvo clara. Siempre quiso vivir simplemente. Por eso, apenas crecieron sus bigotes y cambió el timbre de su voz, se fue a recorrer el mundo sin norte. Conoció todas las culturas y todos los idiomas sin un peso. De regreso, convertido en un obrero yuppie, sin penas ni glorias, le dio por la filosofía; pero conserva la pureza de rescatar lo más simple de la vida y de no perder su amada Libertad. La vida ha distanciado a los siete amigos. Se telefonean para sus cumpleaños y brindan en cada año nuevo por esa amistad que los une, desde que un escritor mendocino los plasmara en una tiras de papel en blanco y negro, que enardecían a los gobiernos.


6 de junio de 2007

LA BIBLIO LLENA DE GENTE MENUDA LOS CHICOS DE LA ESCUELA 140 NOS VISITAN



LA ESQUINA DE LOS LIBROS: OSCAR Y LAURA





Cuando uno pasa por frente a la biblio, no importa el clima, la hora, las ganas… Siempre, estoicamente Laura y Oscar, con sus libros usados y a estrenar, como poniéndole un portal a la cultura. Los libros salen a la calle a buscarnos, ladran pero no muerden, se escapan del tiempo y se zambullen en él, como pasajeros y vehículos a la vez, entre una dimensión y la otra. Ahora, cada vez que paso frente a la biblioteca Sarmiento, miro hacia esa esquina, la esquina de los libros, y saludo a los libreros que matean con Freud, Kafka, Cervantes, Edgar Poe, o alguno que otro que no conozco pero que por la forma de pararse, seguro que es escritor.


5 de junio de 2007

Cuentos para un Invierno Largo

Este manojo de llaves etéricas te permitirá adentrarte en la vida cotidiana de los que vivimos en estas tierras maravillosas, rodeados de montes y valles, bosques y lagos, cálidos veranos y gélidos inviernos. Próximamente publicaremos más de la obra de esta autora.

OBRA:
1991: Cuento seleccionado y publicado en antología. Premio Isidro Quiroga – Comodoro Rivadavia, Chubut
1992: 3 cuentos publicados en el libro: El lunes a los ocho del Centro de Escritores de El Bolsón, Río Negro
1993: Mención premio del Fondo Nacional de las Artes en Dramaturgia por su obra “La Ceniza”
1998: Primer premio Concurso de cuentos en Rada Tilly, Chubut.
1998: Dos cuentos seleccionados para integrar: De jinetes y soledades-Antología rionegrina. (comp. Guadalupe Henostrosa) Letras de la tierra. Colección de antologías literarias de las provincias. Ediciones Biblioteca Nacional. Lanús, 1998. (ISBN: 987-96390-6-X)
1999: Mención del jurado (Zito Lema) en cuento en el concurso "Hacia el nuevo milenio" de la Revista "Espejos del alma" de Bariloche.
2000: Publicación de Cuentos para un invierno largo Ediciones FEAP, El Bolsón, 2000 ISBN:987-95966-2-5
2003: Publicación De un castillo en Patagonia. Novela. Ediciones FEAP, Mallín Ahogado, 2003 ISBN 987-95966-3-3
2004: Publicación de cinco cuentos en antología: Bolsoneros: cuenteros y verseros, autores varios. ISBN 987-43-7113-7. Publicación de la novela Territorio: Waj Mapu – Patagonia Secreta; Mallín Ahogado, ISBN 987-43-7773-9
2005 Cuento “En viaje” seleccionado por la Fundación Tempo Giardinelli para ser publicado en la antología LEER LA ARGENTINA del Ministerio de Educación de la Nación.
2005 Publicación En viaje y otros cuentos. Mallín Ahogado, 2005 - ISBN 987- 05 -0295- 4

OBRA



MARTHA PEROTTO: entre el Cielo y la Tierra, la Pluma

Es una de nuestras más prolíficas escritoras. Docente, Activista de la Cultura, miembro del Centro de Escritores, de la Comisión de la Biblioteca Sarmiento, de la Organización de la Feria del Libro en El Bolsón, y sin buscarlo quizás, ha mantenido viva la llama de este arte que es la literatura en nuestra Comarca. Un cuento de su autoría.


AMARILLO VIEJO


El chaparrón se descargó con violencia y él no atinó más que a refugiarse en el hall del Centro de Exposiciones. Después, el tiempo pareció detenerse, entró en uno de esos estados indefinidos en los que cinco minutos parecen durar cinco años y se arrastran sin que las agujas del reloj denoten movimiento alguno. Sabía que la actividad era el único remedio para esa obsesión. En cuanto la mente se olvidaba de registrarlo, el tiempo comenzaba a pasar y retornaba la normalidad.
Pero, ¿qué hacer en ese lugar? En la sala no había un solo visitante. Una empleada ordenaba papeles en su escritorio lejano, por los vidrios se deslizaban los hilos de la lluvia después de un golpeteo apresurado. Las nubes luchaban por desprenderse del peso líquido para retornar a su vagabundeo sobre los hombres y sus obras.
Prestó atención a los paneles diseminados por la sala. ¡Qué oportuno! Era una exposición de fotos antiguas de la pequeña ciudad de montaña.
La fotografía era uno de sus entretenimientos, le dedicaba buena parte de sus días. Sólo que los aparatos y lentes modernos le permitían un acercamiento muy distinto de ése a la realidad detenida.
Todas las cartulinas que observaba mostraban a la gente en pose. Gente que, de seguro, ya no existía. Sonrisas preparadas para la máquina; gestos grandilocuentes, concientes de quedar fijados para la posteridad; para él, más precisamente, que en ese momento las contemplaba.
Había correspondencia entre el color de las fotos y lo desvaído y evanescente del día lluvioso. Quizás presentaban un tono de amarillo viejo que la novedad de la lluvia no tenía. Se dedicó a recorrer la muestra y le interesó lo que veía.
Una de las fotos le llamó especialmente la atención. Mostraba una casa que él no podía ubicar entre las viviendas antiguas que se mantenían como una reliquia del pasado. En el frente, la imagen de una familia había quedado estática. La miró de cerca y se fijó en una joven de largos cabellos rubios y una sorprendente vestimenta actual, no sonreía.
Después, levantó la vista hacia los ventanales. El chaparrón había derivado en una fina llovizna y un rostro lo contemplaba desde el vidrio mojado. Era el mismo de la fotografía.
Corrió a la calle ante el estupor de la empleada y vio la silueta que desaparecía en la esquina. Cuando llegó le pareció que la joven lo estaba esperando a mitad de la cuadra. Continuó la persecución. La vio perderse en un jardín de cerco vivo. Se asomó y notó que un golpe cerraba la puerta de una casa igual a la de la fotografía. Claro, por eso no recordaba el edificio; no se distinguía fácilmente, el cerco lo tapaba. Cruzó el espacio verde que tenía grandes pinos y una araucaria y golpeó la puerta.
Le abrió un hombre alto que con un gesto amable lo invitó a entrar. Sorprendido, reconoció los rostros de la gente sentada a una larga mesa. Eran los de la cartulina vista un rato antes. Había allí un silencio extraño para una reunión familiar. Lo que más le llamó la atención era el color. Un tono desvaído y amarillento de fotografía antigua. Detrás del jefe de familia estaba la joven. El rosado de su piel y los colores de la ropa eran brillantes. Al entrar él, la joven se despidió con un gesto del grupo y se marchó por donde había entrado.
------------------------------------

La empleada del Centro de Exposiciones se acerca a una joven de largos cabellos rubios que mira la muestra. Le parece vagamente familiar. Se siente en la obligación de alcanzarle un pañuelo de papel al notar las lágrimas que brotan de sus ojos.
—No se haga problema. No es la única que llora al recordar el pasado. ¿Sabe? Esa fotografía que usted mira también le llamó la atención a un muchacho que entró esta mañana para refugiarse de la lluvia. Esa casa fue demolida hace unos veinte años y no se exponía su foto desde hace unos cinco.
La joven se seca las lágrimas.
La empleada agrega: “Fíjese en los detalles...pero... ¡por eso debía mirarla tan detenidamente el joven! Hay un hombre que se le parece mucho. ¿Se fijó? Tiene un color más nítido. — y señala con el dedo — Acá, acá...”
Se da vuelta para confirmar su aseveración, pero la joven ya no está ni en la foto ni en la sala.

PUERTAS ABIERTAS (CUENTO)


4 de junio de 2007

LIBROS NUEVOS EN LA BIBLIO










LISTADO DE LIBROS ADQUIRIDOS EN FERIA AÑO 2007.-

Editorial LIBROS


PROEME SRL
Diccionario Crítico Etimológico de 6 tomos

Consorcio Editor Textiles Argentinos
Culturas Juveniles
Mundo Griego I y II
Lecturas sobre pensadores sociales contemporáneos
Nombres del Pensamiento Social
Ciudades Precolombinas
Platería Criolla

KAPELUZ
Los días del venado
Los días de la sombra
Los días del fuego
Sucedió en colores (Bodoc)
Escritos Imprudentes I y II
La joven guardia

ESPACIO
Desarrollo y gestión de la colección (s/Bibliotecas)
Agua para todos
Motivación y creatividad en bibliotecas
De vergüenzas y secretos
Salud comunitaria
La planificación política social
Abuso sexual infantil intrafamiliar
Abuso sexual y malos tratos
La maternidad adolescente

FONDO CULTURA EC. Leviatán

TYRON
Operación Cóndor

SANTILLANA
Cien años de soledad (3 ejemplares)
Muertos de Amor de Lanata
Cabo Trafalgar de Pérez Reverte
El Húsar de Pérez Reverte
El hombre duplicado de Saramago
Las intermitencias de la muerte de Saramago
Las pequeñas memorias de Saramago
En América de Sontang
Cuentos Completos Tizón

SUMMA
Cuando el lago se hiela Edmunsen
Villa Dante de Edmunsen
Malinche de Esquivel
Historia Argentina de Busaniche

ALAMOH
Historias de amor de la Arentina de Gálvez
Mujeres de la conquista de Gálvez
Mujeres de la patria de Gálvez
López Rega, el peronismo y la triple A de Larruguy
La reina del sur de Pérez Reverte
Un tal Lucas de Cortázar
INFANTO JUVENIL Adivinanzas
Animalanzas
Chistes
Tantanes
El baúl de los animales
El baúl de los oficios

TUSQUETS
Manuel Baigorria
Yo acuso de E. Zola
Un viejo que leía novelas de amor de Luis Sepúlveda
Historia de una gaviota y el gato… Luis Sepúlveda
Nombre de torero de Luis Sepúlveda
80 poemas y canciones de Bertol Brecha
Atrapa tu sueño

PLANETA
El conquistador
Sofía…
Pessoa
Miami de Belgrano Rawson
La sombra del viento
Uno de Wilbur Smith


3 de junio de 2007

ESCRITORES: EN LA BÚSQUEDA DE LA INSPIRACIÓN PERDIDA

Los memoriosos de la Comarca recuerdan las agradables tertulias en torno a un block de hojas escritas, un buen vino y la compañía de los pares. Cada tanto se da el encuentro casual en algún buen restaurante de la Comarca, y las convocatorias de los escritores a los Bares Literarios que tanto bien le hacen a la gente. (Para los cholulos: Enrique y Fabi se manducaron una paella y Luisito, tristemente se fagocitó un Corderito Patagónico. Los Vinos de la Bodega Grittini, La Parrilla Andino Patagónica de Comidas, en la R40 y Sub. de Marquéz, Muy buena onda de Silvina y Fernando. Ojo que no es un chivo... Es un cordero. Ja, ja.)