19 de noviembre de 2007

Reflexiones

Un arbusto me ha clavado una espina, que duele. Se trata de una persona que debiera ser verde y llena de vitalidad, no necesariamente grande pero sí intentando un lugar en el universo de su pueblo. Pero ha preferido discriminar.

Y ha lastimado doblemente porque es un vecino, porque es un joven, y porque alguna vez creo que fue mi alumno. Yo entonces era muy joven.

Creo necesario expresar que los vecinos que se preocupan por debatir queremos eso: intercambiar opiniones. NO IMPONERLAS.

El hospital "donado" no fue nunca donado, pese a que mucho se alardeó sobre el particular. Cabe preguntarnos porqué no se donó. ¿Quizás porque no se obtuvo lo que se pretendía a cambio?

El aeropuerto que se intentó por un particular sobre terrenos declarados espacios públicos y humedales fue defendido por pobladores preocupados por la cosa pública, no por los gobernantes ni por los partidos políticos ni por activistas de ninguna clase: por vecinos.

El casino contra el cual nos alzamos, representa la entrega de la cosa pública al capital privado, la enfermedad para los trabajadores –bien pagos, eso sí- como quedó de manifiesto con los reclamos por mejores condiciones laborales que se llevan a cabo en Buenos Aires, y el inicio de situaciones de mayor pobreza, de mayor violencia familiar, de endeudamiento, de profundización de la ludopatía. Lo rechazamos como actividad socialmente perniciosa. Por nosotros y por los demás, porque sentimos el compromiso con el otro.

Como vecinos, como convivientes del mismo espacio. Y justamente por eso queremos participar en el diseño de ese espacio, queremos emitir nuestra opinión al respecto.

Y ante esta leal actitud ciudadana, los ataques suelen ser crueles.

Los que nos preocupamos por lo que sucede en nuestro pueblo, hemos estado participando de la lucha por las represas no sólo la que nos afecta aquí y ahora concurriendo a Llanada Grande antes que los ediles locales, sino mucho tiempo atrás, cuando en Epuyén se intentó una represa, cuando Moira planteó los peligros de La Helena. Nuestra comunidad estuvo de pie junto a Gastre. Y supo levantarse en contra de la minería a cielo abierto en el Parque Nacional Lago Puelo. Y nos preocupamos porque no exista una Cooperadora del Hospital, porque nuestros jóvenes no tengan las Escuelas que necesitan, porque el basurero aún continúe desparramando bolsitas plásticas…, y no sólo nos preocupamos, sino que nos ocupamos. Porque mucho tiempo dedicamos a la cosa pública con el único ánimo de colaborar, de lograr un Bolsón mejor, en el que menos personas sufran, en el que algún día se logren planes de vivienda dignas, en el que recuperemos una Escuela de Arte, en el que podamos disfrutar de un concierto en un lugar dispuesto para la música y el teatro.

Con ese Bolsón no sólo soñamos, sino que trabajamos día a día para lograrlo.

POR LA VIDA, por UN BOLSON SIN CASINO.- 

María Teresa Hube

DNI nº 12.496.756