3 de octubre de 2009

Maratón de Lectura: Éxito total

El placer de leer unió a los chicos

La Maratón Nacional de Lectura convocó a unos 3 millones de alumnos en escuelas, clubes y bibliotecas

Noticias de Cultura: anterior | siguiente

Sábado 3 de octubre de 2009 | Publicado en edición impresa

El placer de leer unió a los chicosEn Resistencia, Chaco, los chicos compartieron un espacio de lectura en común Foto: Télam

Alejandra Rey
LA NACIÓN

Ojazos negros, una sonrisa fácil y con pocitos en los cachetes tiene Michael, a quien todos le dicen "Maicol"; Anthony, en cambio, se pone muy serio y comenta "A mí me gusta mucho leer", lo que no parece muy cierto, al ver las muecas de Brisa, que lo mira incrédula, se ríe y muestra unos dientes parejísimos, los pómulos altos, una leve tonada provinciana y una mirada bondadosa.

Tienen entre 8 y 9 años; viven en Retiro ("en la villa 31", se anima a decir "Maicol") y ayer participaron con su escuela, la N° 1, Juan José Castelli, de Recoleta, de la 7a. Maratón Nacional de Lectura, organizada por la Fundación Leer.

Fue en el Zoológico de Buenos Aires, ayer, desde las 9 de la mañana, frente a la jaula de los elefantes, de los leones y de los osos. Fue bajo un espléndido sol, y fue maravilloso. Porque más de 750 chicos de escuelas primarias públicas, junto a los docentes y organizadores, se dieron cita en la maratón y disfrutaron de los libros, los dibujos "a pedido" a Pablo Bernasconi y Nik, de las narraciones de escritores, como Ana María Shua y Canela, de Fernando Bravo como maestro de ceremonias, y de Alberto Sileoni, ministro de Educación.

En el país, según los organizadores, unos 3 millones de chicos participaron en distintas actividades, que incluyeron narraciones, títeres, encuentros con autores y lecturas por parte de abuelos y padres.

En el Zoo porteño, los chicos estaban ansiosos: ansiosos porque el ministro terminara sus palabras, por todo lo formal del acto; ellos querían ir rápidamente a alguna de las 21 postas para agarrar los libros y leerlos, para dibujar con fibras, para descubrir títulos nunca vistos, para compartir un universo que habitualmente los esquiva.