21 de abril de 2011

Carta de una poeta abducida por la WEB

He recibido un mensaje de una escritora narrándome lo siguiente:

Estimado Enriquito (ese soy yo),

Estoy altamente contrariada. Escribí un mail para enviar a través de la lista de escritores. Lo volví a leer para verificar que no haya errores u omisiones. Al querer enviarlo, noto que faltaba la tecla grandota de Enter del teclado y en su lugar había un orificio redondo. Al poner el dedo sobre él, sentí una suave succión.

Jugueteo tontamente con esa leve sensación de vacío. Decido entonces oprimir mas fuerte esta curiosidad, por si abajo se encontrara el mecanismo que hiciera funcionar el comando deseado.

Estando en este trámite, siento ser succionada integralmente, por lo menos en la esencia misma de mi ser, dejando tras de mi un cuerpo seco y desinflado. Siento como a través de ese agujero voy pasando a borbotones.

Del otro lado, en un mundo incomprensible, veo como mis partículas se van descomponiendo y convirtiéndose en unos o ceros. Hasta que dejo de ver con mis ojos, ya no me hacen falta para ver, ni ninguno de mis otros sentidos dependen de sendos órganos para sentir.

Ni mis dedos para digitar palabras, pues las mismas (éstas) se arman solo con el pensamiento. Envío mailes ya sin necesitar para ello más que mi voluntad. Sin notebooks, sin teclados, ni monitores.

Cuando regrese a la tierra, o a esa dimensión de la que me "chuparon" verificaré si mis amigos del faceboock, o del Messenger, son de carne y hueso, o como yo, tan solo una energía "Colgada" de la web.

Esta bien que de esta forma me ahorro regalos y presentes, y hectolitros de Tés, cafés, mates y otras infusiones, pero la verdad, Enrique, es que extraño.

El saber de otros por una visita en persona, el escuchar la voz más que leer correos electrónicos, besar una mejilla de verdad, y no a través de simpáticos emoticones. Los Extraño.

Ya no escucho el claketear de mi compu, porque no hace falta escribir. Descubro horrorizada que las palabras no son más que simples códigos, pesados, obsoletos e incómodos para transmitir pensamientos. Ahora pienso y los transmito de una forma... como decirlo?... Electrónica.

Toda la información la tengo a mis pies... (Cierto que no tengo pies) digamos al alcance de mi mano.... (Cierto que tampoco tengo manos), digamos que la información la tengo cuando la necesito. Si quiero viajar al Partenón, o a las pirámides de Egipto, me tomo un link a wikipedia, ahí trasbordo y me subo a otro que me deja en la esquina de cualquier lugar. Conozco gente que ya no es gente. Creo que los que antes fueron, ahora son solo pensamientos, (bueno, siempre y cuando hayan pensado).

Pero no solo pensando es que se trasciende, hay que pensar, escribir y subirse a la web; sino no existís querido.

Algunas dudas me atacan, pero ante tantas certezas las dudas son entretenidas.

No se si pienso y luego existo, o si existo porque me piensan, pero así las cosas enny, espero volver a verte, a lo mejor me engancho en esos viajes en Pendrive que tanto andan promocionando por aquí y me doy una vuelta por tu disco rígido. Y de no ser así, recordá que no está muerto quién "P" lea. PPPPPPPPP jAJAJAJA

Saludos al resto de los escritores, deciles que te envíen poesía y cuentos a tu blog, que es preferible que quede registrado en la web su pensamiento, que cajoneado en el escritorio de aquellos que nunca los van a publicar gratis.

Besos electrónicos, Byte, byte.

PD: Cualquier semejanza con la realidad es lisa y llanamente un milagro.

PD2: El que Kayac otorga

PD3: Vendo Fiat 128, joya nunca taxi

Enrique Carlos

Como una tapera abandonada, aún se encuentra en pie el blog de los escritores de la Comarca.  Recale en este sitio y si pinta, envíe sus trabajos y serán publicados.